The Fall

imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

La costa Big Sur de California ocupa una franja de 150 kilómetros en las que el mar y las afiladas montañas se encuentran dramáticamente. La franja está protegida por su belleza natural, dificultando el acceso, de modo que Fall House es una de las pocas casas construidas en esta poco habitada zona de la costa oeste de EE.UU.
La fabulosa ubicación sobre el acantilado que enfrenta al Pacífico dejó en claro a la arquitecta Anne Fougeron que no era cuestión de ponerse a competir con el entorno: ìLas tensiones de la naturaleza son demasiado dinámicas y caóticas como para ser dominadas por el hombreî.
Las escasas construcciones presentes en la zona son de materiales tradicionales como madera y piedra. En contraste, Fall House está hecha con acero, concreto, madera, vidrio y el material más audaz, cobre. Por este revestimiento de cobre que recubre las paredes y el techo, y por la forma algo zigzagueante en la que se desarrolla la estructura hacia el precipicio, Anne sugiere que Fall House se parece a una babosa amarilla típica de la zona a la que llaman ìbanana slugî.

Una de las premisas más importantes al momento de diseñar fue evitar que la casa se viera desde la famosa ruta Highway 1 que, bordeando el océano, recorre toda la costa californiana. El tramo que pasa por la franja de Big Sur es el más protegido. Allí la vista debe ser despejada para que se aprecie la naturaleza del lugar y por eso no se permiten construcciones que irrumpan en el paisaje. Por lo tanto, al llegar por la ruta la casa es invisible y, al acceder a pie, la estructura se va revelando lentamente con sus voladizos que parecen suspendidos en el peñasco cuya altura es de 250 m sobre el nivel del mar.

La casa es un refugio en contraste con la aspereza y la escala inmensa del océano y el acantilado. El cuerpo principal de la vivienda se compone de dos cajas rectangulares comunicadas por una biblioteca de cristal. El acceso principal se encuentra en la parte alta del volumen superior y en él se localizan los espacios privados. La sala de estar, cocina y el comedor se encuentran en planos abiertos.

En el nivel inferior, el dormitorio principal se construyó en voladizo, es decir suspendido en el aire, y se proyecta como un promontorio sobre el océano, ofreciendo vistas espectaculares a través de sus muros de cristal de piso a techo. El vínculo entre la habitación principal y los otros dos dormitorios es la biblioteca de cristal. Este espacio es el corazón de la vivienda y une, también, el interior con el exterior tanto por su geometría como por su transparencia.
La casa cuenta con varias soluciones ecológicas para reducir el consumo de energía, como losa radiante hidrónica o vidrios de control solar que reducen la cantidad de calor que absorbe la ventana

Pero el principal recurso ambientalista es su diseño. La ubicación de las habitaciones produce una ventilación natural con un benéfico efecto Stack generado por la presión de aire vertical. Además, cado uno de los espacios tiene luz natural y la orientación general de la casa fue pensada para aprovechar la luz natural lo máximo posible.

Fotos de Joe Fletcher cortesía Fougeron Architecture
www.fougeron.com